Saga de Star Wars

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar

La saga de Star Wars es una saga de Space Opera iniciada por la película La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977).

Se trata, como la mayor parte de la Space Opera, de una historia poco trascendente y con personajes estereotipados que muestra épicas batallas entre buenos y malos apelando al más puro sentido de la maravilla. Sin embargo, la excelencia técnica de la película de Lucas, con imágenes y efectos muy superiores a cualquier cosa hecha hasta la fecha, así como su magnífico ritmo narrativo, supusieron un éxito en taquilla y en venta de merchandising que animó al director a alargar la trama, convirtiéndola en una trilogía que repite los éxitos de la película original.

La gran imaginación mostrada en los escenarios, criaturas y razas extraterrestres; el elaborado diseño de naves, edificios y poblados, y su coherencia arquitectónica; la excelente realización de decorados y vestuarios, y el cuidado en el detalle de las maquetas; así como el hecho de saber contar una historia emocionante, la convirtieron en una de las sagas más populares de toda la ciencia ficción.

Orígenes e influencias:

En un principio, George Lucas pretendía haber rodado una versión cinematográfica de Flash Gordon, pero Dino De Laurentis ya había adquirido los derechos para la película que sería estrenada en 1980. Ante la imposibilidad de llevar a cabo su adaptación, Lucas recurrió a otras fuentes, como La fortaleza escondida de Akira Kurosawa (de cuyo trabajo George Lucas es un gran admirador) y el libro El héroe de las mil caras de Joseph Campbell.

Flash Gordon continúa presente como influencia en la idea del héroe que se enfrenta a los ejércitos de un poderoso villano. De la película de Kurosawa recoge la figura de los campesinos pleitistas, que se convertirían en R2D2 y C3PO, así como la estructura jerárquica de la familia, que sería la base para las tropas del Imperio. El personaje de Han Solo, por su parte, le debe mucho a la colección de pistoleros del Western sucio (especialmente, a la trilogía del dolar de Sergio Leone), quienes a su vez se inspiraban en los ronin de las películas del japón mediaval de Kurosawa, así como Northwest Smith, un personaje de Space Opera creado por C.L. Moore.

El cómic Valerian (1967), con guión Pierre Christin y dibujo de Jean-Claude Mézières, es también nombrado habitualmente como una fuente de abundantes coincidencias estéticas e, incluso, de guión. Laurentine, la verdadera protagonista de ese cómic, fue una de las más representativas mujeres protagonista del cómic de aquella época. Aunque sería muy exagerado afirmar que sirvió de base para el personaje de Leia Organa, lo cierto es que sí que hay semejanzas en algunas escenas, como aquella en la que Laurentine, dentro de una de sus misiones secretas, pasa a ser la esclava de un gordo déspota, debiendo llevar una escueta vestimenta muy exótica. En otra ocasión, Valerian, compañero de Laurentine, es hecho prisionero y congelado en un bloque de hielo, en una posición muy característica.

Otras influencias estéticas son, por ejemplo, las filosofías orientales, muy evidentes en los caballeros Jedi, que con sus hábitos y sus espadas recuerdan a monjes maestros de artes marciales; la Roma imperial, influencia evidente en la estética del Imperio, tanto en su arquitectura como en la marcialidad de sus tropas; o el planeta desértico Arrakis de Dune (Frank Herbert, 1965).

Pero independientemente de las fuentes concretas de las que bebiera Lucas, la saga funciona porque se basa en arquetipos básicos sabiamente mezclados. El líder que con otros proscritos se enfrenta a los poderosos se remonta, al menos, a la leyenda de Robin Hood; R2D2 y C3PO son secundarios cómicos, como Merry y Pippín en El Señor de los Anillos, y Luke Skywalker, un niño separado de su madre por un mago sabio y que no puede evitar su destino de poder y grandeza bebe directamente de la leyenda de Arturo de Pendragón, separado de su madre por Merlín y que sería rey de Inglaterra.

La habilidad de Lucas (en la cual, sin duda, fue importante su formación como antropólogo) consistió en saber mezclar de forma hábil en su película original todos estos elementos que, si están presentes en tantas obras desde hace tanto tiempo, es porque funcionan.

Historia:

El comienzo de la saga es La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977). El germen de esta película es el contrato firmado por Lucas con United Artists a principios de los '70 para rodar dos películas. United se acabó desligando de ambos proyectos, siendo comprados por Universal Studios, que produjeron el primero (American Graffiti) pero cancelaron el segundo (en el que Lucas había comenzado ya a trabajar en enero del '73) cuando empezó a dispararse de presupuesto. Finalmente sería Twentieth Century Fox quien se haría cargo del proyecto. En 1975 Lucas creó la empresa Industrial Light & Magic para hacerse cargo de los efectos visuales y el rodaje comenzó en marzo del '76. La película sería finalmente estrenada el 25 de mayo de 1977.

El éxito de la película original, tanto en taquilla como en merchandising, animó a prolongar la historia original convirtiéndola en una trilogía, creando nuevas tramas familiares, deshaciendo un posible triángulo amoroso entre la princesa Leia, Luke Skywalker y Han Solo y derrotando de forma definitiva al Imperio (La guerra de las galaxias sólo narra la destrucción de la Estrella de la Muerte, su mayor arma). Las siguientes películas serían El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980) y El retorno del Jedi (Richard Marquand, 1983).

Lucas llegó a asegurar que toda la trilogía original era un producto imaginado en conjunto mientras elaboraba el guión de esta película. Sin embargo, aunque es cierto que elementos descartados de los primeros guiones fueron reutilizados posteriormente, no hay registro en sus notas ni en los libretos originales de que esto fuera así, por lo que Lucas se desdijo de esta afirmación. De hecho, La guerra de las galaxias es un producto claramente autoconclusivo y, en su proyección original, el texto inicial no comenzaba con la cabecera de "Episodio IV", que fue añadida tras el estreno de El imperio contraataca.

Tras esta trilogía y a lo largo de los '80 y principios de los '90 hubo alguna otra película ambientada en este universo, series de televisión, libros, cómics, juegos de tablero, videojuegos... lo que llevó a Lucas a definir qué era parte del canon de Star Wars, quedando el resto de las obras incluidas en lo que se denominó "universo expandido", es decir, obras basadas en la saga pero que no son consideradas canónicas.

A finales de los '90 hubo un relanzamiento de la saga con el reestreno de la trilogía original remasterizada, a la que se añadieron nuevos efectos digitales y escenas inicialmente eliminadas. A este relanzamiento le siguió la creación de una nueva trilogía que narraba los hechos anteriores a la trilogía original, en concreto el ascenso de Anakin Skywalker y su caída al Lado Oscuro como Darth Vader. Este segunda trilogía se estrenaría en la primera mitad de la primera década del s. XXI.

Tras la venta de la franquicia a la industria Disney en 2012 se inició una nueva trilogía ambientada en los años posteriores a la caída del Imperio, en la que la República se vea de nuevo amenazada por la Primera Orden, grupo que pretende restaurar el Imperio. Además de esta trilogía se inició el estrenó de spin offs, de forma que la saga parece alargarse de forma indefinida.

Trama general y ambientación:

La saga presenta una historia que tiene lugar "hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana".

La historia se apoya en dos pilares básicos: por una parte está la lucha política y militar entre la República, un orden de planetas que se expresa en democracia en un senado, y el Imperio, que pretende derrocar a la República y gobernar la galaxia con mano firme. A lo largo de la saga hay luchas que transforman las relaciones de poder. Así, la República es derrotada por el Imperio, al Imperio se opone la alianza rebelde, que resulta vencedora para, posteriormente, ser atacada por la Primera Orden a quien se opondrá con el nombre de Resistencia. Mas allá de hechos concretos se trata de una lucha entre buenos y malos.

El segundo pilar de la saga es la existencia de la Fuerza. La fuerza es un fluido místico que es dominado tanto por los Jedi como por los Sith. Los primeros son monjes guerreros partidarios del bien (la República en cualquiera de sus formas); los segundos son villanos al servicio del mal (el Imperio en cualquiera de sus formas). El Lado Oscuro de la Fuerza es el empleo de ésta para servir a los impulsos del miedo y el odio. Obviamente, el Lado Oscuro es la fuente de poder de los Sith. Si un Jedi se deja llevar por sus impulsos negativos se convierte en un Sith y servirá al Lado Oscuro y, por ende, al Imperio.

En este contexto de luchas entre República e Imperio, Jedi y Sith, los personajes que se presentan son simples estereotipos: el héroe, el héroe caído que se transforma en villano, el Maestro, los secundarios cómicos... Son arquetípicos que facilitan una rápida identificación al espectador y que, si bien es cierto que restan profundidad a la trama, también lo es que la trama no la necesita.

La trama tiene lugar en un universo de tecnología avanzada en el que es posible viajar a velocidad supralumínica y robots y naves espaciales son elementos comunes de la vida diaria. Esta ambientación es uno de los elementos más interesantes y sugerentes de la saga. Por una parte se produce el contraste entre un alto nivel tecnológico y elementos místicos cercanos a la magia, como la Fuerza. Las pistolas láser de los soldados se oponen a los sables de los monjes Jedi. Por otra parte, aunque el nivel de tecnología es elevado, ésta es, a menudo, y en el marco de referencia de la historia, obsoleta. Los robots se venden de segunda mano y no siempre en buen estado, se compra y vende tecnología deteriorada en tiendas que parecen almacenes de piezas, las naves se modifican para estirar su capacidad o vida útil, a menudo luchando contra un proceso de deterioro que amenaza con convertirlas en chatarra...

Otro elemento fundamental en la ambientación son los escenarios que se plantean: planetas helados como Hoth, boscosos como la luna de Endor, cenagosos como Dagobah, desérticos como Tatooine... Un cambio de planeta supone un cambio a una ambientación distinta en la que se ha cuidado no sólo el paisaje, sino la fauna, la flora y la arquitectura de unos edificios que se adaptan a su entorno y a los materiales disponibles creando un ambiente coherente y creíble.

Todos estos elementos son magistralmente empleados en el aspecto visual de las obras, dotadas de una gran fuerza visual, una estética propia muy característica y una excelente realización técnica.

Principales obras:

Una de las consecuencias de la adquisición de la franquicia por parte de Disney fue la redefinición de las obras consideradas parte del canon y del universo expandido. En lo que sigue, las obras mencionadas pertenecen al canon redefinido por Disney.

Trilogía original (episodios IV, V y VI):

Esta trilogía está ambientada en la época que sucede a la derrota de la República. La galaxia está gobernada por el Imperio, contra el que se alza la alianza rebelde.

El protagonista de la historia es el joven Luke Skywalker, un joven granjero que, tras la muerte de sus tíos a manos del Imperio, decide unirse a la alianza rebelde y a quien el maestro Jedi Obi-Wan Kenobi instruye en los caminos de la Fuerza. Esta trilogía introduce las tramas familiares que relacionarán al joven Luke con Darth Vader y la princesa Leia. Estas tramas, a pesar de proporcionar interés en los protagonistas, centran demasiado la historia en la familia Skywalker y su relación con la Fuerza, dándole un protagonismo excesivo que resultará en situaciones forzadas. Por lo demás el argumento es simple: una historia de buenos y malos en la que el Imperio resulta derrotado.

Segunda trilogía (episodios I, II y III):

Esta trilogía tiene lugar en la época del ascenso del senador Palpatine, quien se acabará convirtiendo en Emperador derrocando a la República.

El protagonista es Anakin Skywalker, un niño concebido literalmente sin intervención paterna y en quien la Fuerza es intensa, lo que llevará al maestro Jedi Obi-Wan Kenobi a tratar de instruirlo. La trilogía narra su crecimiento e instrucción, así como su romance con la princesa Amidala, con quien engendrará a Luke Skywalker y a la princesa Leia, y su caída al Lado Oscuro, seducido por Palpatine.

Aunque la historia prometía ser interesante, Lucas, director de las tres películas, parece cegado por una visión demasiado personal de la misma que le llevó a decepcionar a buena parte de los fans de la trilogía original. El ritmo de las películas es irregular, con un guión forzado y reacciones de los personajes poco creíbles. Sin embargo, el mayor defecto de la trilogía es un exceso de efectos digitales que resulta en actuaciones poco creíbles (los actores interpretan su papel contra un croma) y en un espectáculo visual excesivo e innecesario que desvía al espectador de la historia. De esta forma, una trama que flojea se presenta totalmente supeditada a una demostración de habilidad técnica que no aporta nada.

Tercera trilogía (episodios VII, VIII y IX):

Esta trilogía tiene lugar treinta años después de la original, en un periodo en el que la República se ve atacada por un despertar del Imperio denominado ahora Primera Orden.

Otras películas y spin offs:

Además de las películas agrupadas en trilogías hay otras películas que narran episodios y acontecimientos de la saga. Estas historias enriquecen la historia del universo ficticio (además de las arcas de la productora) dotándola de profundidad, siendo frecuentes los guiños y referencias que unas películas hacen a otras.

El éxito de la saga:

Dentro de la ciencia ficción, al igual que dentro de la fantasía épica, las sagas han cosechado a menudo un gran éxito entre determinado tipo e público. Y, dentro de este grupo, Star Wars ha sido una de las sagas más seguidas, sólo comparable, quizá, a la saga de Star Trek.

La implicación de los aficionados es tal que incluso ha dado lugar a la existencia de fan art, no sólo literario, sino incluso cinematográfico, con productos tan sorprendentes como Star Wars: Revelations.

Saga de Star Wars
Obras canónicas de cine y televisión:
Cine Televisión

Segunda trilogía
(episodios I, II y III):

Trilogía original
(episodios IV, V y VI):

Tercera trilogía
(episodios VII, VIII y IX):

Otras películas y spin offs:

Obras audiovisuales no canónicas:
Cine Televisión Cortos

(1): Sucede entre los episodios II y III. (2): Sucede entre los episodios III y IV. (3): Sucede entre los episodios V y VI.

Elementos de la saga
Personajes: Escenarios: Razas: Otros

Planetas y ciudades:

Naves y otras estructuras:

Inteligentes:

No inteligentes (animales)

Conceptos:

Bandos:

Otros: