Roy Batty

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar

Roy Batty es uno de los replicantes de la película Blade Runner y uno de los personajes más reconocidos e influyentes de la ciencia ficción.

Replicante:

Los replicantes son seres orgánicos obtenidos mediante ingeniería genética, virtualmente idénticos a los seres humanos, a los que son al menos iguales en inteligencia y superiores en el aspecto físico. Su vida es breve (están programados para durear cuatro años) y sólo pueden ser detectados mediante un test de empatía (el test Voigh Kampf).

Biografía:

En la película se nos dan varios datos acerca de la biografía de Batty:

  • Su fecha de incio es el 8 de enero de 2016.
  • Diseñado como soldado de combate, se sabe que combatió en uno de los hombros de Orión (si bien no especifica si Betelgheuse o Bellatrix).
  • En noviembre de 2019 asalta junto con otros cinco replicantes una nave, mata a sus ocupantes y aterriza en la Tierra con el fin de reunirse con Tyrell, su diseñador y creador.
  • La historia de su captura es el núcleo de la historia de la película.
  • Su vida útil termina en noviembre de 2019.

Las motivaciones del personaje:

Más allá de estos meros datos biográficos, Batty es un personaje con una personalidad muy marcada.

Los replicantes son seres vivos creados por el hombre. Nos encontramos, pues, ante la temática del hombre jugando a ser Dios y de la necesidad de unos límites morales para la ciencia. De esta forma Blade Runner entra en uno de los grandes campos de la buena ciencia ficción.

Pero Roy Batty es algo más que eso. La ética de la la ciencia es un debate abstracto; Batty es un ser concreto que padece las consecuencias de una decisión tomada por otros. Es creado para morir a los cuatro años de ser creado. Es enviado a combatir por una sociedad que no le admite, que ni tan siquiera lo considera humano. Ante esta injusticia Batty se rebela y trata de reunirse con Tyrell, su hacedor, para reclamarle más vida, reproduciendo, de alguna forma, la historia de la criatura de Frankenstein.

El párrafo anterior no debe confundirnos. Batty no es un pobre ser desvalido y maltratado. Es extremadamente inteligente y posee una fortaleza física impresionante (es, literalmente, capaz de atravesar las paredes a cabezazos). Batty sabe perfectamente lo que quiere: vivir. No porque crea que es justo, no porque crea que lo merece, sino porque no quiere morir, del mismo modo que no queremos morir nosotros.

En su determinación por conseguir su objetivo arrastra a los otros replicantes al asalto de una nave matando a todos sus ocupantes; cuando Batty llega hasta Tyrell y éste le confiesa que no puede darle más vida, Batty enfurece y le da muerte, así como a J.F. Sebastian, que lo había ayudado a llegar hasta Tyrell. Podemos estar seguros de que no hubo sensación de culpa ni remordimientos en estos asesinatos. Si la sociedad lo rechaza y ni siquiera le considera humano sino, más bien, una máquina a su servicio, es perfectamente lógico que Batty y los demás replicantes no se sientan ligados por los principios morales de dicha sociedad.

Dilemas éticos y simbolismo:

El asesinato de Tyrell plantea un tema muy interesante. Es un asesinato brutal, pero la ira de Batty es justa. Tyrell decide crearlo efímero, pero es Batty quien paga las consecuencias de esta decisión. Si creamos vida, ¿no estamos moralmente obligados a hacerlo de la forma más perfecta posible? ¿No es el creador responsable ante sus criaturas de las consecuencias que tenga para ellas este acto de creación?

La misma limitación de la duración de vida de Tyrell plantea otro dilema ético. Si los resultados de crear vida pueden ser tan temibles que debemos dotarnos de algún tipo de protección, ¿por qué afrontar el riesgo? ¿No es esa misma medida de seguridad una prueba de que es está jugando con algo demasiado peligroso? ¿Es este ansia de conocimiento, que rebasa lo prudente, algo intrínseco al ser humano?

Por otra parte, Batty plantea un simbolismo muy especial desde un punto de vista religioso.

La idea de un ser creado imperfecto es muy similar a la idea del hombre dentro del cristianismo. Según la religión cristiana, Dios nos ha creado con todas nuestras imperfecciones, pero luego nos juzga a nosotros por las consecuencias de estas imperfecciones que son obra suya. Nos hace débiles, pero nos castiga por caer en tentaciones.

La analogía de esta circunstancia con la de Batty pagando las consecuencias del acto creador de Tyrell es más que evidente. Si entendemos la ira de Batty hacia Tyrell, ¿cómo no extenderlo a nosotros mismos? ¿Por qué no podría ser justa nuestra ira hacia Dios por las imperfecciones con las que nos ha cargado?

Desde este enfoque, el momento en el que Batty comprende la inevitabilidad de su muerte y besa y mata a Tyrell es un momento sublime: el hombre matando a Dios en castigo por las consecuencias de Su acto creador.

La muerte de Batty:

La muerte de Batty es uno de los momentos más intensos de la historia del cine. Al final de la película, muertos todos los demás replicantes Deckard mata en el apartamenteo de J.F. Sebastian a Pris, amante de Batty.

Cuando Batty llega al apartamento y ve el cuerpo de Pris enfurace y decide matar a Deckard, que se encuentra en el edificio. Lo captura, le rompe los dedos de la mano para que no pueda disparar y le devuelve el arma mientras empieza a contar antes de salir en su captura.

Durante la caza el proceso de envejecimiento de Batty se acelera. Al final, Decard se encuentra acorralado en una azotea. Batty se encuentra junto a él, pero no lo mata. Está a punto de morir y sólo quiere que alguien (en este caso Deckard) escuche sus últimas palabras y, quizá, lo comprenda.

Comienza entonces uno de los monólogos más conocidos del cine:

I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched C beams glittering in the dark near the Tanhauser gate. All those moments will be lost in time like tears in rain. Time to die.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tanhauser... Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es tiempo de morir.

Cuando termina este monólogo Batty muere y la paloma que lleva en la mano emprende el vuelo.

Es un momento de gran intensidad en el que destacan el miedo y la confusión de Deckard, la piedad de Batty y la grandeza de sus palabras que nos recuerdan que todo momento es efímero y que nuestros recuerdos más intensos moriran con nosotros, únicos depositarios de la memoria de nuestros sentimientos.

Curiosidades:

  • En Blade Runner cada replicante está ligado a un animal. El animal de Roy Batty es el lobo.
  • La idea de que el personaje de Batty tuviera el pelo blanco se le ocurrió a Ruther Hauer, que apareció así el primer día de rodaje sin haber avisado a Ridley Scott.
  • El monólogo del final fue creación de Ruther Hauer y no fue comunicado a Harrison Ford, que se enteró cuando Hauer lo declamó en pleno rodaje.
  • En un principio se suponía que la paloma que Batty llevaba en la mano durente el rodaje de su muerte echaría a volar, pero el animal se caía al suelo cuando él la soltaba. Por eso, tras la muerte de Batty y la escena de la paloma volando hay un corte.