Roma eterna

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Roma eterna
Autor: Robert Silverberg
Otros títulos:
Datos de primera publicación(1):
Título original: Roma Eterna
Revista o libro: Roma Eterna
Editorial: Gollancz / Orion
Fecha Fecha desconocida de 2003
Publicación en español:
Publicaciones(2): '
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos:
Otros datos:
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Robert Silverberg (2003)

Si bien algunos de los episodios que componen el libro vieron ya la luz en forma de relato en el año 1989 y posteriores, el libro en su conjunto no fue editado hasta 2003.

Las premisas:

El libro comienza en el 1203 Ab Urbe Condita (a.u.c.); es decir, en el año 1203 desde la fundación de la ciudad de Roma, que vendría a ser el 450 de nuestra era.

Lo que cuenta el primer episodio es el encuentro entre Léntulo Aufidio y Hermógenes Celer. Durante el diálogo sabemos que Celer está investigando a los hebreos de Aegyptus. Parece ser que se trató de un pueblo que creía en un único dios, bastante colérico y difícil de complacer. Celer explica que, muchos siglos atrás, los hebreos se asentaron en lo que en el momento de comenzar el libro es la provincia romana de Siria Palestina, pero cayeron bajo el yugo de los egipcios y sirvieron en la tierra de los faraones. En un momento incierto un caudillo hebreo (un tal Moshe o Moisés) quiso devolver a su pueblo a su tierra original de Palestina, pero fracasó en el intento.

Lo que fascina a Hermógenes Celer es que, si este pueblo hubiera logrado su propósito, podría haber extendido sus creencias en Siria Palestina. Entonces, cabría la posibilidad de que algún líder religioso mezclara las creencias locales con algún mito de resurrección como los que se derivan de los misterios de Osiris. Esta nueva religión nacida en una provincia romana podría haberse extendido por el imperio y (por increíble que parezca) ser abrazada incluso por los emperadores, debilitando el poder de Roma y provocando su caída...

Después de este breve diálogo, el libro va desarrollando la historia de una invicta Roma a lo largo de sucesivos episodios (1282 a.u.c., 1365 a.u.c...), algunos separados escasas décadas y otros varios siglos hasta llegar al 2723 a.u.c. (que vendría a ser 1980 d.C.).

El libro:

Se trata, pues de una ucronía en su más pura expresión.

La narración detenida de sucesos aislados que cubren milenio y medio de historia recuerda a menudo a Fundación de Isaac Asimov y sus Crisis Seldon. Algunas de estas "crisis" son resueltas de forma más o menos arbitraria (como el sofoco del Islam en el 1365 a.u.c. Otras pueden sorprender a lectores poco interesados en la historia; por ejemplo el descubrimiento de América en el 1861 a.u.c. (el 1108 de nuestra era) puede parecer prematuro, pero Siverberg se basa en la personaje real de Harald y su descubrimiento de Terranova, y no parece descabellado suponer que, en una Escandinavia romana, lo que en nuestra línea temporal no fue más que una colonia vikinga pudiera convertirse en una ambiciosa aventura de conquista. El último episodio y su presunto segundo Éxodo es, simplemente, innecesario y superfluo.

Resulta interesante ver cómo, según Silverberg, al no haber una potencia real que oponga su poder a Roma ésta se anquilosa y, en general, el progreso científico y técnico se hace más lento que en nuestra línea temporal, espoleada por las frecuentes guerras entre países (excelente caldo de cultivo para la investigación militar). Por otra parte, se echan a faltar algunos detalles, como la indicación de la existencia o no de esclavos en determinadas épocas o la forma de vida cotidiana.

Sin embargo, y pese a lo que lo anterior puede dar a entender, Roma Eterna es un libro muy interesante. Reúne diferentes estilos y formas de narración y, en general, la mayor parte de los episodios son emocionantes.

Se trata, pues, de una lectura muy recomendable.