Los buitres bondadosos

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Los buitres bondadosos
Autor: Isaac Asimov
Otros títulos: No se le conocen
Datos de primera publicación(1):
Título original: The Gentle Vultures
Revista o libro: Super-Science Fiction
Editorial: Headline Publications Inc.
Fecha Diciembre de 1957
Publicación en español:
Publicaciones(2): Nueve futuros
Otros datos:
Saga: No pertenece a ninguna saga
Premios obtenidos: No se le conocen
Otros datos: No hay otros datos
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Isaac Asimov (1957)

Un curioso relato que reúne varios de los temas comunes de Asimov: la amenaza de una guerra nuclear, el contacto con especies extraterrestres y la supremacía de la raza humana.

La inevitable guerra nuclear:

Aunque el relato empieza con la revelación de que una raza extraterrestre nos espía desde hace años, oculta en el lado oscuro de la Luna, pronto se centra en la curiosa tensión militar que se enseñoreó del planeta durante la larga Guerra Fría. ¿Cómo es que el holocausto no llegó inmediatamente después del descubrimiento de las armas nucleares? Eso es lo que se preguntan nuestros extraterrestres.

Otras razas diferentes:

Los hurrianos, los alienígenas que nos vigilan, son primates, como nosotros, pero mucho más pequeños y con cola. Han evolucionado a partir de alguna raza arbórea y vegetariana, por lo que su cultura es fundamentalmente cooperativa, no competitiva. Así fue como se libraron de la destrucción atómica. La galaxia está poblada por muchas, miles, de otras especies de primates, todas ellas más grandes y agresivas que, según la experiencia de los hurrianos, siempre terminan por autodestruirse mediante la guerra nuclear. Los hurrianos, incapaces de impedirlo, esperan a que llegue la guerra y rescatan a los supervivientes a cambio de una justa paga que incluye la modificación genética para eliminar los impulsos violentos.

Pero los humanos, a pesar de su innegable competitividad y agresividad, no han dado el paso final hacia la destrucción global. ¿Por qué?

La supremacía humana:

Esta era una premisa que agradaba mucho a John W. Campbell, editor habitual de Asimov, pero el buen Doctor, obviamente, no creía con tanto fervor en tal hipótesis. Su visión era notablemente menos optimista y llegaba a estar bañada de cierta ironía, como en este relato, donde casi se puede decir que alcanza el puro cinismo.

Sí, los humanos han superado la amenaza de la guerra nuclear, pero no gracias a una superior calidad moral, sino a que su vertiginoso desarrollo les ha llevado muy rápido a un punto en el que dicha guerra supondría la aniquilación segura de todos los contendientes.

Y ahora, la disyuntiva de los hurrianos, pacíficos monos con auténtica aversión a la violencia, es si deben tratar de provocar dicha guerra para mantener bajo control a la especie humana o si, por el contrario, deben mantenerse al margen a sabiendas de que una especie con tales instintos competitivos y agresivos, una vez que desarrolle el viaje espacial, arrasará con el resto de la galaxia.