Más allá de Némesis

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Más allá de Némesis
Autor: VV.AA.
Otros títulos: '
Datos de primera publicación(1):
Título original: Más allá de Némesis
Revista o libro: Más allá de Némesis
Editorial: Spórtula
Fecha de 2013
Publicación en español:
Publicaciones(2): Más allá de Némesis
Otros datos:
Saga: Némesis
Premios obtenidos: No se conocen
Otros datos: No hay otros datos
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

VV.AA. (2013)

Más allá de Némesis es una antología de relatos de muy diferente factura pero que se han tratado de unir en torno a un mismo tema, la expansión del universo imaginado por Aguilera y Redal en su obra conjunta El refugio (1994), ganadora del premio Ignotus.

Esta novela, El refugio, sería profundamente revisada en 2011, añadiéndole nuevas situaciones y personajes y publicando el resultado bajo el título de Némesis (2011). Si en Némesis la Tierra ha sido aniquilada por un fulminante ataque extraterrestre y se nos plantea el principio de la precaria supervivencia de los humanos que escaparon al desastre, Más allá de Némesis pretende ahondar y desarrollar esta historia del futuro, sirviendo como puente hacia la gran saga de novelas de estos autores, el universo de Akasa-Puspa.

La antología:

La mayoría de las piezas que componen la antología pueden ser leídas de manera independiente, sin necesidad de conocer nada del escenario que les sirve de referencia. Sin embargo, muchas de ellas se basan quizás en exceso en los personajes y situaciones de Némesis (2011), por lo que, al desproveerlas de este contexto quedan sensiblemente afectadas. Esto se observa especialmente en aquellas obras que toman prestados personajes como Susana Sprintze o Jacobo Kramer, de gran entidad en la novela base y que, al ser reintroducidos en obras de menor extensión como estos relatos, se ven reducidos a meros clichés en los que se pierde toda fuerza y complejidad psicológica que pudieran tener en la obra original.

En este sentido, el relato que sirve de apertura a la antología Adversus Techgnosticas Haerenses aporta una interesantísima información para el lector que se acerca por primera vez a este universo ficticio. La obra de Uría finge ser la reproducción de extractos de un falso libro, al estilo de la bibliografía ficticia que cultivaron con tanto acierto Stanislaw Lem o Jorge Luis Borges, y el autor emplea satisfactoriamente este recurso, hasta el punto de condicionar parte de la lectura posterior.

Y es que otras de las pegas que se puede encontrar a esta especie de fix-up es la falta de coherencia entre los relatos, que llegan a ser aparentemente contradictorios. Son abundantes los momentos en que chirría el armazón que pretende unir esta pluralidad de obras y, según el tipo de lector, encontrará que éste es más chocante en uno u otro momento.

No obstante, evaluada en su conjunto, la antología es ciertamente merecedora de atención y posee un nivel literario notable, al tiempo que permite disfrutar una vez más de relatos tan extraordinarios como El bosque de hielo, Nox perpétua o El Centro Muerto (al margen de su pertinencia a este escenario) junto a nuevas obras muy interesantes como la sofisticada e intimista Calipso o la trepidante Space Opera No estamos solos, canónica pero efectiva.

Como curiosidad añadida, señalar el uso que el libro hace de los códigos bidimensionales para tratar de enriquecer la experiencia del lector, ofreciendo una especie de “material añadido”. Cada relato queda personalizado con varios de estos códigos: algunos proporcionan una banda sonora al texto, otros llevan a páginas que amplían la información sobre los autores o sobre los contenidos. Una iniciativa muy loable que acorta las distancias entre la obra, el autor y el lector interesado en saber más.

Así, por ejemplo, Javier Arnau propone como fondo musical para su poema la potente música de Therion y su canción Sirens of Woods; Rafa Marín se decanta para su crónica por el clásico Marte, portador de la guerra, de Gustav Holst…

Obras incluidas:

Premios:

Obtenidos: