El hombre hembra

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Revisión de 11:48 16 jul 2022 por Venom (Discusión | contribuciones)

(dif) ←Older revision | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Saltar a: navegación, buscar
El hombre hembra
Autor: Joanna Russ
Otros títulos:
Datos de primera publicación(1):
Título original: The Female Man
Revista o libro: The Female Man
Editorial: Bantam Books
Fecha Febrero de 1975
Publicación en español:
Publicaciones(2): El hombre hembra
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos: Premio Otherwise
Gaylactic Spectrum Hall of Fame
Otros datos:
Fuentes externas:
Tercera Fundación Ficha
ISFDB Ficha
Otras fuentes  
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Joanna Russ (1975)

El hombre hembra es la novela de ciencia ficción fuertemente feminista, escrita por Joanna Russ en 1970 pero que no fue publicada hasta 1975.

La trama:

La novela muestra la vida de cuatro mujeres, cuatro versiones de la misma persona en cuatro realidades alternativas diferentes.

Janet Evason proviene de Whileaway, una Tierra futura, enormemente cambiada, en la que los hombres han desaparecido debido a una catástrofe nueve siglos atrás. Whileaway es una especie de utopía, tecnológicamente muy desarrollada, pero que ha decidido ralentizar su crecimiento para hacerlo compatible con el medio ambiente. Las whileawayanas han descubierto la física que permite el viaje entre universos paralelos y envían a Janet como primera embajadora.

Primero, Janet se aparece en el mundo de Jeannine Dadier, una Tierra en la que la Gran depresión ha continuado durante décadas, ralentizando el crecimiento, impidiendo la Segunda Guerra Mundial y obstaculizando, en consecuencia, el acceso de las mujeres al mercado laboral. De ahí, ambas saltan al mundo de Joanna, que podría ser el nuestro, en la década de 1970, momento en el que el movimiento feminista empieza a tener cierto auge.

La obra:

Se trata de una obra muy notable por su violento y vivo estilo narrativo. Formalmente, se divide en nueve partes, cada una de ellas fundamentalmente dedicadas a uno de los personajes, quienes, alternativamente, toman el control de la narración.

Encontramos así cuatro estilos narrativos esencialmente distintos. Janet contempla los mundos que visita con sumo interés, pero también con superioridad: es el paradigma del extraño, salvaje por desconocer nuestras costumbres, civilizado por sus propias maneras. Su estilo narrativo es sosegado, levemente divertido. Jeannine nos lleva a una mujer propia de principios de siglo XX, atrapada en un ideal de feminidad que le causa insatisfacción, abocada a convertirse en esposa de un hombre, a ser y vivir por el hombre. Su estilo narrativo refleja esta insatisfacción, está repleto de preguntas que buscan reafirmar la realidad, de frases vacías, de huidas mentales.

Joanna, un trasunto de la propia autora, es la más violenta durante gran parte de la novela. Es la mujer que, para ser respetada, tiene que renunciar a su feminidad y convertirse en el hombre hembra al que alude el título. Una mujer independiente, decidida, continuamente expuesta a la condescendencia masculina hacia las mujeres, que no puede reconciliar su esencia femenina con la necesidad de "transformarse en hombre" para que le sea permitido tomar un rol relevante en la sociedad. Su estilo narrativo es violento, sarcástico, y acude a otros recursos como la emulación de guiones cinematográficos para acentuar el efecto de irrealidad interior.

Jael, la cuarta versión de estos personajes, vive en Womanland, un estado de mujeres en guerra con Manland, un estado de hombres, una realidad esperpéntica donde la batalla de los sexos que se intuye en el mundo de Joanna se ha radicalizado en un conflicto abierto. Jael, en alusión a la asesina de un general hitita en la Biblia, es ella misma una asesina. Su estilo narrativo es seco a veces, a veces una extensión del de Joanna por su violencia y su desdén al macho.

Sin embargo, en la novela casi nunca se hace explícito quién está al cargo de la narración y los narradores, muchos de ellos hablando en primera persona, se intercambian sin previo aviso, creando confusión, algo que incide en el concepto de que las cuatro son versiones de una misma persona, las cuatro tienen que sufrir de manera más o menos importante las consecuencias de vivir en sociedades machistas, y comparten por ello insatisfacciones y frustraciones.

El tiempo narrativo también fluctúa, con saltos en el tiempo que confunden lo narrado entre el pasado y el futuro, lo que aporta reflexiones sobre cuál de los cuatro es, o podría llegar a ser, nuestro tiempo.

Una novela enormemente interesante, fascinante por su innovación desde el punto de vista de los narradores y que trata un tema -el machismo, el patriarcado, el feminismo- que más de medio siglo después sigue estando de actualidad.

Universos paralelos:

Merece una mención el tratamiento que Russ propone de los universos múltiples de Everett. Los aborda y explica con dos perspectivas distintas gracias a dos personajes diferentes, pero en ambos casos postula que la posibilidad de estos universos elimina la paradoja de los viajes en el tiempo. Por ejemplo: si viajas al pasado para matar a tu abuelo, lo que haces en realidad es desdoblar la realidad en dos, con su propia pasado y su propio futuro. En una, tu abuelo es asesinado, en otra no.

Premios:

Obtenidos:

Finalista: