Hacedor de estrellas

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Hacedor de estrellas
Autor: Olaf Stapledon
Otros títulos:
Datos de primera publicación(1):
Título original: Star Maker
Revista o libro: '
Editorial: Methuen
Fecha Fecha desconocida de 1937
Publicación en español:
Publicaciones(2): Hacedor de estrellas
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos:
Otros datos: Ficha en isfdb
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Olaf Stapledon (1937)

Hacedor de estrellas es la principal obra de ciencia ficción de Olaf Stapledon, en la que su particular visión del futuro y, especialmente, del sentido del universo, queda claramente definido.

La trama:

El narrador de la obra es un hombre inglés que se aleja de su casa en un paseo nocturno. Los sucesos que se están desarrollando en Europa, con el auge del nacismo, presagian un inminente conflicto bélico, y esto le hace reflexionar sobre el caos y la irracionalidad humanas, preguntándose si la inminente crisis no pudiera ser la que señalara el declive de la raza.

En este estado, experimenta una especie de rapto mental y se descubre capaz de viajar con la mente a través del tiempo y el espacio. Con estos poderes telepáticos, hará contacto con otro planeta de seres semejantes a los humanos que se hayan en una situación similar de crisis.

Se inicia así un viaje de descubrimiento a través de la propia historia del universo en el que el narrador se irá uniendo a otras mentes progresivamente más extrañas, acrecentando su sabiduría y poder de conocimiento y elevándose espiritualmente hasta conseguir la unificación de todos en una única mente galáctica que conseguirá entrar en contacto con otras mentes galácticas hasta formar una mente cósmica... siempre en busca del rastro de lo que han dado en llamar Hacedor de Estrellas, el ser o deidad que intuyen ha dado inicio al propio universo.

La novela:

Hacedor de Estrellas apenas puede ser considerada una novela e incluso es cuestionable que el propio autor tuviera la intención de crear tal cosa. Se trata, en realidad, de una elucubración filosófica puesta en forma de crónica del futuro, con la apariencia formal de un libro de viajes, más cercano a la ciencia ficción primitiva de obras de filosofía y critica como Utopía (Tomás Moro, 1516), Los viajes de Gulliver (Jonathan Swift, 1726) o la más cercana Planilandia (Edwin Abbott Abbott, 1884).

Pese al cuidado que pone en la corrección científica, pudiendo considerarse una obra de ciencia ficción dura en muchos aspectos, la premisa fundamental, el novum de la obra se relaciona más con preceptos filosóficos y éticos, casi religiosos.

El estilo es sencillo la mayor parte del tiempo, al menos en cuanto a las descripciones de mundos extraños, repletos de imaginación y sentido. Muchos capítulos están dedicados a la descripción somera de una de las sociedad extraterrestres que imagina Stapledon, y desarrollar cada uno de estos escenarios hubiera dado pie a una novela con entidad propia.

Stapledon escoge un estructura narrativa que dibuja una espiral que se abre, repitiendo continuamente el esquema inicial que aborda con más detalle en el primer mundo que explora. Paulatinamente, esta repetición va haciendo que los acontecimientos sean previsibles. Adicionalmente, la repetición de la estructura se contagia al estilo del texto, que incurre en continuas reiteraciones de frases casi de manera literal, ralentizando la lectura de manera innecesaria y exasperando al lector con continuas fórmulas de descargo en las que el narrador se disculpa por no poder transmitir la complejidad de lo vivido.

Para entender este descomunal defecto, hay que considerar, una vez más, que Stapledon no estaba intentando escribir una novela, sino más bien una elucubración a medio camino entre la fantasía y la filosofía.

En cuanto a su rigor científico, hay que considerar que, en el momento en que fue escrita, la astronomía estaba experimentando una poderosa evolución. Stapledon hace acertada mención al Big Bang y a la expansión del universo, así como a su probable muerte térmica; pero se le escapa la existencia de agujeros negros (que no serían descritos hasta unos años después) y su descripción de la vida de las estrellas resulta totalmente errónea, dando la sensación de que estima que son bolas incandescentes que se van enfriando.

Sus suposiciones de que las propias estrellas y las nebulosas podrían estar dotadas de vida inteligente, aunque tremendamente sugerentes, indican un entendimiento parcial de la teoría de la evolución y de cómo se han formado los complejos mecanismos y tejidos que componen un ser vivo.

A pesar de todo esto (su machacona repetitividad, su desactualización científica...) Hacedor de Estrellas sigue preservando un gran atractivo. Resulta un libro totalmente desaconsejable para quien no esté profundamente interesado en la ciencia ficción; pero una pieza clave, repleta de ideas aún frescas y sugerentes, para quien se sienta con fuerzas para explorar el género.

Premios: