Universos paralelos

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Revisión de 16:04 2 dic 2015 por Vendetta (Discusión | contribuciones)

(dif) ←Older revision | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Saltar a: navegación, buscar

‌‌‌Un universo paralelo (o realidad alternativa o dimensión alternativa) es un universo o realidad independiente de la nuestra, siendo ambos universos (el nuestro y el paralelo) ramificaciones distintas de una línea temporal común.

En el contexto de la ciencia ficción estos universos paralelos son similares al nuestro pero difieren en algún acontecimiento más o menos relevante y que suele articular el eje de la trama (la vida en la Tierra pudo haber seguido caminos distintos -p.e. la no extinción de los dinosaurios-, pudo haber un cambio histórico significativo -p.e. la victoria de Hitler en la Segunda Guerra Mundial- o un acontecimiento irrelevante a nivel histórico pero importante dentro de la trama).

De lo anterior puede confundirse el concepto de universo paralelo con el de ucronía. Ciertamente, ambos se basan en una alteración de la línea temporal pero, mientras la ucronía se centra únicamente en la rama alterada tratándola como real, las historias que especulan con universos paralelos se centran en la posibilidad del viaje entre ellos. Si los viajes en el tiempo son desplazamientos adelante o atrás dentro de una misma línea temporal, los viajes entre universos paralelos son desplazamientos transversales entre líneas temporales distintas. ‌‌‌‌‌‌

Posibilidad real:

La primera pregunta que surge es si, realmente, pueden existir universos paralelos al nuestro.

Existen varias teorías que abren esta posibilidad, si bien ninguna ha podido ser corroborada por hechos experimentales, por lo que su existencia no está demostrada. Cabe incluso preguntarse si es posible siquiera verificar la existencia de un universo que no forma parte del nuestro.

Si nuestra capacidad de medición se limita a nuestro universo, entonces no sería posible medir la existencia de otros universos, por lo que, aunque las matemáticas lo aventuraran como posible, la idea de uno o varios universos paralelos no dejaría de ser una especulación filosófica, no científica.

Universos múltiples de Everett

Esta es la teoría más extendida y actualmente una amplia mayoría de científicos opina que es correcta, si bien esto no quiere decir que realmente lo sea.

Esta teoría propone una explicación al problema de la medición, expuesto en el principio de indeterminación de Heisenberg. En el ámbito subatómico los acontecimientos se rigen por la Mecánica Cuántica, de carácter probabilístico. Si sobre un sistema no se realizan mediciones u observaciones a nivel subatómico, la infinidad de fenómenos cuánticos se promedian y, en el ámbito macroscópico, el universo se comporta de manera determinista, dando lugar a un único resultado. Por el contrario, si se realiza una medida de tipo cuántico, la función de onda colapsa de manera probabilística.

Según la interpretación de Everett, cada medida desdobla nuestro universo en sus diversas posibilidades. Es decir, existe un universo paralelo por cada posibilidad cuántica, lo que vendría a decir que existen infinitos universos paralelos que además van aumentando en número de manera infinita también. Esto ha dado lugar al concepto de multiverso.

Esta es una explicación de lógica coherente y plausible, pero quizás también indemostrable.

Agujeros blancos y agujeros negros:

Artículo relacionado: Agujero negro
Artículo relacionado: Agujeros de gusano

Mucho menos intuitivas son las sugerencias aportadas desde el campo de la Relatividad General. Resulta más o menos conocido que un agujero negro es una solución particular de las ecuaciones de campo de esta teoría, una singularidad en la ecuación que define el espacio-tiempo.

Al parecer, esta solución podría ser continuada de manera analítica desde el agujero negro a una solución de agujero blanco, dando lugar a un universo especular al nuestro.

Otras soluciones, más exóticas aún, darían lugar a nuevos universos con diferentes simetrías con el nuestro.

A diferencia de la teoría de Everett, los universos paralelos posibles serían finitos y muy concretos.

A partir de viajes temporales:

Artículo relacionado: Viajes en el tiempo
Artículo relacionado: Paradojas temporales

Los universos paralelos han sido una forma de resolver una forma de paradoja temporal, la denominada "paradoja abierta". Esta paradoja es un absurdo lógico que resulta de suponer que es posible el viaje al pasado. Si tal viaje es posible, puedes matar a tu propio abuelo de forma que tu padre no habría nacido ni, por lo tanto, tú mismo.

Para resolver esta paradoja cabe suponer que el asesinato del propio abuelo da lugar a una ramificación en la línea temporal, dos universos diferentes. Esta interpretación salvaguarda la lógica del viaje en el tiempo, soslayando la crítica de la paradoja: matar a tu propio abuelo ya no implicaría tu propia desaparición ni, por lo tanto, la imposibilidad de matar a tu propio abuelo. Al matar a tu abuelo, simplemente habrías creado un nuevo universo paralelo donde tal cosa ha sucedido, pero el tuyo propio, en el cual tu abuelo no ha sido asesinado por ti y sí has nacido, sigue existiendo.

De esto se deduce que, con el asesinato de tu abuelo, has quedado encerrado en un universo en el que él está muerto y tú no nacerás, un universo distinto de aquel del que procedías. De esta forma, regresar al punto de origen no requiere ya sólo un viaje al futuro, sino trasladarte a un universo distinto del que te encuentras.

Universos paralelos en la ciencia ficción:

En general, la ciencia ficción ha hecho uso de las complejas soluciones de las ecuaciones de campo de la Relatividad General de manera poco ortodoxa y con grandes errores. Ha sido habitual considerar a los agujeros negros como puertas a otro universo que podían ser practicadas sin otro inconveniente que el de disponer de una nave espacial ignorando que las fuerzas de marea destruirían la nave mucho antes de llegar a traspasarlo.

Del mismo modo, se ha empleado la hipótesis de múltiples universos de Everett (formulada como solución del problema de medida asociado a la mecánica cuántica) como justificación para la división de universos a partir de sucesos macroscópicos que, obviamente, quedan fuera del alcance de la solución de Everett.

En todo caso, cualquiera que sea la explicación adoptada, la ciencia ficción ha enfrentado el tema de los universos paralelos de forma muy diferente.

Ciencia ficción lúdica:

Artículo relacionado: Ciencia ficción maravillosa

Usualmente, la proposición de universos paralelos ha sido acogida con fervorosa alegría por las ramas menos exigentes del género, que veían en ellos una carta blanca para la imaginación, lugares más lejanos aún que una galaxia lejana.

El concepto de multiverso no tardó en prenderse de las mentes de los guionistas de cómic y rara es la editorial que no ha trabajado en este tema con sus superhéroes, proporcionando un recurso sencillo para volver a contar la vieja historia de una manera nueva, dotando a los personajes clásicos de enfoques radicalmente diferentes que hubieran sido imposibles de compaginar con sus historias habituales.

Estos multiversos se apoyaban unas veces en la interpretación de Everett (por ejemplo, la Crisis de las tierras infinitas de Superman o las Dimensiones alternativas de Marvel) y otras veces en la argumentación de los universos divergentes debidos a los viajes temporales (como el caso de la colección What if..., también de Marvel). Pero todos ejemplos, sin ser excluyentes entre sí, tenían en común la cualidad de que la explicación de cómo se viajaba entre dimensiones era sencillamente inexistente. Los genios científicos simplemente creaban asombrosos aparatos que permitían tal cosa, y eso era todo.

Pero más allá del cómic, la posibilidad de viajes transversales entre universos ha sido también empleada por series de televisión o de relatos en los que el protagonista (o protagonistas) debido a algún accidente relativista, experimento científico o cualquier otra excusa ha sido transportado a un universo alternativo que le es hostil y del que debe tratar de huir al suyo propio, en ocasiones a lo largo de toda una serie de episodios o relatos en los que los guionistas hacían gala de su imaginación creando distintos escenarios.

Ciencia ficción dura y especulativa:

Artículo relacionado: Ciencia ficción dura
Artículo relacionado: Ciencia ficción especulativa

Aunque por sus posibilidades los universos paralelos han sido, en general, campo para la ciencia ficción lúdica, la ciencia ficción dura y la especulativa se han acercado también a este tema.

Ejemplo de ello sería la novela, Los propios dioses (1972), escrita por el Gran Maestro Isaac Asimov, quien describe un mecanismo enormemente práctico basado en esta comunicación entre universos mediante el cual se obtiene una fuente de energía inagotable en el más estricto sentido de la palabra. No es el único caso. En Cronopaisaje (1980) Gregory Benford imagina un futuro contaminado desde el que se envían taquiones al pasado con el fin de crear una división en la línea temporal y evitar a sus habitantes el futuro que ellos están viviendo, y en Criptonomicón (1999) Neal Stephenson recurre a un universo idéntico al nuestro excepto en unos pocos detalles para ambientar su historia obviando nombrar japón e imaginar otro país que bien pudiera ser cualquiera de Oceanía..

Sin embargo, estos ejemplos no han sido los más abundantes y el tratamiento del tema ha oscilado frecuentemente entre el campo de la Space Opera y el de la ucronía, como la magnífica Fuego sobre San Juan (1999).

Artículos relacionados:

Línea temporal
Se viaja por la línea temporal Existen varias líneas temporales
Viajes en el tiempo Universos paralelos
Conceptos relacionados
Paradojas temporales Ucronía
Punto Jonbar
3F-2 (Recortado).gif

Tercera Fundación

‌‌‌‌‌‌‌‌‌Índice en Tercera Fundación de obras relacionadas con Universos paralelos.