Robocop (2014)

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Revisión de 22:49 16 jul 2017 por Venom (Discusión | contribuciones)

(dif) ←Older revision | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Nota: Este artículo se refiere a la película de 2014. Para otros usos ver Robocop (Desambiguación).

Robocop (2014)
Ficha técnica
Título original: Robocop
Nacionalidad: EE.UU.
Estreno 1: 30 de enero de 2014
Duración: 113 min.
Ficha artística
Dirección: José Padilha
Guión: Joshua Zetumer, Edward Neumeier y Michael Miner
Producción: MGM / Columbia Pictures / Strike Entertainment
Fotografía: Lula Carvalho
Música: Pedro Bromfman
Reparto: Joel Kinnaman, Gary Oldman, Michael Keaton, Abbie Cornish, Samuel L. Jackson, Jackie Earle Haley...
Información suplementaria
Otros datos: Remake de Robocop (Paul Verhoeven, 1987)
Imdb: Ficha en Imdb
Notas:
  1. Fecha de primer estreno. No tiene por qué coincidir con el estreno en salas comerciales o emisión en abierto; puede ser en premieres, festivales u otras formas de distribución reducida o exclusiva.

José Padilha (2014)

Robocop es, en realidad, un remake del clásico del cine realizado por Paul Verhoeven en 1987.

Sinopsis:

En un futuro cercano, Estados Unidos, mediante el uso de armamento robótico, ha conseguido "pacificar" los numerosos conflictos externos en los que se había involucrado. Estas unidades, notablemente antropomórficas, son muy superiores a los humanos en tiempo de reacción, resistencia, puntería... Consecuentemente, las bajas humanas en el bando estadounidense se han visto drásticamente reducidas a cero y las guerras han dado paso a ocupaciones en las que la paz está impuesta por la superioridad de la tecnología.

Sin embargo, dentro del propio Estados Unidos permanece en vigor una ley que prohibe el uso de unidades robóticas para combatir el crimen, debido a que la falta de conciencia de un robot es interpretado como un impedimento moral para tomar una vida humana, en caso necesario.

La OmniCorp (OCP), compañía que desarrolla y fabrica estos robots, lleva tiempo buscando cómo hacer derogar esta ley. Y para tratar de dar un vuelco a la percepción que el ciudadano tiene de los robots, idean una estrategia de marketing, cuyo primer paso es la introducción de un ciborg como agente de policía.

Así, cuando Alex Murphy, un recto policía de la corrupta Detroit, es herido de gravedad en un atentado, recabarán autorización de su esposa para someterle a las operaciones necesarias que le convertirán en este primer policía cibernético.

La película:

Resulta imposible examinar esta película sin compararla con la obra original.

Aunque la idea germinal se mantiene intacta, con adaptaciones menores en la trama, lo cierto es que la versión de José Padilha resulta inocua y previsible cuando se compara la con subversiva visión que creara Verhoeven.

La crítica y el humor ácido son remedados a través del histriónico personaje televisivo de Pat Novak, interpretado por el vociferante Samuel L. Jackson, la mayoría de los actores cumplen con su papel de manera solvente, el guión es sólido -aunque no brillante-, las escenas de acción son considerablemente más espectaculares... En conjunto, la película se deja ver con agrado, pero no aporta nada nuevo. El original permanece como un producto más hiriente y novedoso, en el que la distopía ciberpunk está absolutamente presente.

Y es que, aunque no sea evidente en un vistazo superficial, hay elementos muy relevantes que han sido omitidos en la nueva versión:

El primero recae en el tratamiento dado al protagonista. Mientras que en la original Murphy encarnaba la desigual lucha de la rectitud del individuo frente a los abusos de los poderosos, en la presente la épica trágica de este enfrentamiento queda simplificada y finalmente aniquilada con un final feliz. Murphy resulta en una especie de superhéroe (tan de moda) que se sobrepone, sin ambages, al cuestionamiento de su humanidad. Nos encontramos ante dos robocops (en cuanto personaje) muy distintos y en la presente película han desaparecido los rasgos más inquietantes y especulativos del primero.

Así, esta versión resulta más convencional, menos atrevida, al no dar cabida al cuestionamiento de si nuestra mente reside meramente en nuestro cerebro o si, por el contrario, la mente es el resultado de la interacción entre cerebro e interfaz (siendo la interfaz el cuerpo y toda la tecnología que actualmente potencia nuestro desempeño). En este sentido, la versión de 1987 resulta también más actual.

Otro aspecto importante que se echa en falta y que aportaba textura a la obra es el reflejo en pantalla de la sociedad que servía de marco para la historia de Verhoeven y que se plasmaba en los escenarios y en otros elementos de contexto, como en los famosos anuncios comerciales. Esto, en su mayoría, ha sido pasado por alto en el remake. Así, aunque se nos habla de aumento de la violencia y de la corrupción, lo cierto es que los paisajes urbanos no sugieren ninguna degradación y, en definitiva, al carecer de estos rasgos de ficcionalidad, la historia resulta menos inmersiva, menos creíble.

En definitiva, un producto entretenido pero muy inferior la original.

Premios:

La película no obtuvo ningún premio relevante.