Diferencia entre revisiones de «Música y ciencia ficción»

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
(Videografía)
(Videografía)
Línea 102: Línea 102:
 
* ''[[Spaceman]]'', de Babylon Zoo (Mark Neale, 1996)
 
* ''[[Spaceman]]'', de Babylon Zoo (Mark Neale, 1996)
 
* ''[[Intergalactic]]'', de los Beastie Boys (Nathanial Hornblower, 1998)
 
* ''[[Intergalactic]]'', de los Beastie Boys (Nathanial Hornblower, 1998)
 +
* ''[[Do the evolutión]]'', de Pearl Jam (Todd McFarlane & Kevin Altieri, 1998)
 
* ''[[Come on my selector]]'', de Squarepusher (Chris Cunningham, 1998)
 
* ''[[Come on my selector]]'', de Squarepusher (Chris Cunningham, 1998)
 
* ''[[All Is Full Of Love]]'', de Björk (Chris Cunningham, 1999)
 
* ''[[All Is Full Of Love]]'', de Björk (Chris Cunningham, 1999)
Línea 116: Línea 117:
 
* ''[[Talk]]'', de Coldplay (Anton Corbijn, 2005)  
 
* ''[[Talk]]'', de Coldplay (Anton Corbijn, 2005)  
 
* ''[[This time]]'', de Starsailor (Rojo, 2006)
 
* ''[[This time]]'', de Starsailor (Rojo, 2006)
* ''[[Land of Confusion (Disturbed)|Land of Confusion]]'', de Disturbed (Todd McFarlane, 2006)
+
* ''[[Land of Confusion (Disturbed)|Land of Confusion]]'', de Disturbed (Todd McFarlane & Terry Fitzgerald, 2006)
  
 
[[Categoría:Acerca de la ciencia ficción]]
 
[[Categoría:Acerca de la ciencia ficción]]

Revisión de 11:47 14 oct 2008

Como el resto de medios, la música se ha hecho eco de las posibilidades de la ciencia ficción y se ha establecido entre ambas un relación que, aunque ha fluido más habitualmente desde la primera hacia la segunda -por ejemplo, proporcionando memorables bandas sonoras a películas del género- también ha proporcionado inspiración para algunos famosos temas musicales.

Debido a la mayoritaria preponderancia de la música en inglés, a veces resulta realmente difícil advertir que algunas de estas canciones versan sobre temas como el viaje espacial o los futuros distópicos. Mucho más sencillo resulta descubrir esta influencia dentro de los modernos videoclips, una forma de entretenimiento eminentemente visual que se ha beneficiado enormemente de las nuevas estéticas futuristas surgidas con el ciberpunk.

Tratando de rastrear esta mutua influencia, se puede, por lo tanto, elaborar dos listas independientes: música funcional que ha servido de banda sonora a productos de ciencia ficción y música directamente inspirada por los temas de este género, como seríoa el caso de las letras de las canciones.

Se podría también realizar un tercer apartado, el del videoclip, como un género artístico, hermano menor del cine, que con frecuencia se ha inspirado en obras de ciencia ficcón (de cualquier tipo y no sólo cine) y que ha contribuído a desarrollar lenguajes visuales muy vinculados a este género.

Música funcional para ciencia ficción:

Estas serían las composiciones musicales pensadas como acompañamiento o vehículo sonoro de ciertos productos de ciencia ficción, cuyo ejemplo más característico sería el de las bandas sonoras de películas.

Esta música, separada del producto al que sirven, no contiene en realidad ninguna referencia a ciencia o tecnología que pudiera indicar que nos encontramos escuchando música de ciencia ficción. Sucede así con la banda sonora de películas como Solaris o Gattaca: pese a ser ambas magníficas composiciones, su audición independiente de las imágenes para las que fueron compuestas no nos evoca ningún tema propio del género, no son más que música.

No obstante, existen determinadas piezas musicales que han adquirido tal entidad y personalidad que al escucharlas evocamos inmediatamente la escena, personaje o película para la que fueron pensadas. Es el caso de la Marcha imperial de La guerra de las galaxias o el tema principal de Superman. Una y otra han pasado a formar parte de la cultura popular, son perfectamente identificables por la mayoría de nosotros sin necesidad de ver a Darth Vader o al superhéroe de la capa roja alzar el vuelo y, de hecho, escuchar estas tonadas nos evoca inmediatamente dichas imágenes e, incluso, ciertos sentimientos anejos como el de malignidad y peligro o heroicidad y optimismo.

Piezas características:

Tercera temporada de la serie de televisión Battlestar Galactica
2001, una odisea espacial
2001, una odisea espacial
Flash Gordon
La guerra de las galaxias
Regreso al futuro
Superman: el film
Encuentros en la tercera fase

Musicales:

Obras inspiradas en la ciencia ficción:

Existen también piezas musicales que pueden ser consideradas ciencia ficción por si mismas, sin necesidad de servir de soporte a otros medios como el cine. El ejemplo más inmediato es el de las letras de las canciones que, como cualquier otro formato literario, pueden versar sobre cualquier tema: amor, esperanza, epopeyas militares o, como no, ciencia ficción.

Pero también existen discos completos cuya inspiración ha tenido origen en una obra o una historia de ciencia ficción, como si se trataran de modernas sinfonías que buscasen un tema acorde a los tiempos futuristas de sus arreglos.

Grandes obras:

Consideramos aquí a obras de larga duración y formato como las sinfonías o los álbumes musicales, que han recibido algún tipo de inspiración desde la ciencia ficción, bien para su concepción y tratamiento general, bien en algún aspecto concreto.

Canciones:

Artículo principal: Canciones

La letra de una canción es un vehículo poco utilizado para escribir ciencia ficción y hay pocos ejemplos que puedan ser considerados en sí mismos una obra de ciencia ficción, como Space Oddity, de David Bowie (1969) o Llamando a la Tierra, de M-Clan (1999).

Sin embargo, la música y en especial la canción popular es un reflejo de los gustos e influencias de cada sociedad en un momento dado. Así, abundan las letras con referencias a temas y obras de ciencia ficción, especialmente y cada vez más, a películas de éxito.

Videos:

Con la popularización del videoclip en los años ochenta como medio de difusión de estas canciones, surgió un nuevo formato de expresión artística, más cercano al cine que la literatura e indiscutiblemente unido a la música. Al principio estos videos eran un tanto toscos, poco imaginativos y formales (solían mostrar al grupo tocando o haciendo alguna monería para las cámaras). La importancia del videoclip como medio de difusión de un éxito musical fue en aumento, sobre todo apoyado por el fenómeno televisivo en el que proliferaban programas musicales especializados en estos videos. A mediados de los noventa su importancia era ya tan grande que para su producción y rodaje se invertían enormes cantidades de dinero y se contrataban a directores especializados como Chris Cunningham, Spike Jonze o Michel Gondry, quienes traían nuevas estéticas e ideas.

El propio Ridley Scott (Blade Runner, Alien...) o los hermanos Wachowsky (Matrix), se formaron profesionalmente dentro de este ámbito laboral y las técnicas y el dinamismo visual adquirido en la grabación de estas pequeñas obras se hace evidente en sus películas posteriores. Por lo tanto, no sólo los videos musicales se han podido beneficiar de unas influencias y una trayectoria cinematográfica que era anterior a su eclosión, sino que también han sabido renovar el lenguaje visual del cine gracias a esta migración de talentos con algunos ejemplos tan buenos en este sentido como Cómo ser John Malkovich (Spike Jonze) u Olvídate de mí (Michel Gondry), obras que le deben mucho al video musical.

Videografía

A continuación, una pequeña videografía selecta, ordenada cronológicamente.

Se puede observar una importante evolución en los conceptos visuales, propiciado sobre todo por el auge de los efectos especiales, lo que ha permitido una mayor libertad e imaginación a los directores.