El planeta de los simios (1968)

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Revisión de 11:31 26 jun 2015 por Vendetta (Discusión | contribuciones)

(dif) ←Older revision | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Nota: Esta página se refiere a la película de Franklin J. Schaffner con Charlton Heston. Para otros usos ver El planeta de los simios.

El planeta de los simios (1968)
Ficha técnica
Título original: The Planet of the Apes
Nacionalidad: EE.UU.
Estreno 1: 8 de febrero de 1968
Duración: 112 min. (107 min en España y edición DVD)
Ficha artística
Dirección: Franklin J. Schaffner
Guión: Michael Wilson y Rod Serling basado en la novela homónima de Pierre Boulle
Producción: Arthur P. Jacobs y Mort Abrahams para 20th Century-Fox
Fotografía: Leon Shamroy
Música: Jerry Goldsmith
Reparto: Charlton Heston, Roddy McDowall (Cornelius), Kim Hunter (Zira), Maurice Evans (doctor Zaius)...
Información suplementaria
Otros datos: Dirección artística:
William J. Creber y Jack Martin Smith
Imdb: Ficha en Imdb
Notas:
  1. Fecha de primer estreno. No tiene por qué coincidir con el estreno en salas comerciales o emisión en abierto; puede ser en premieres, festivales u otras formas de distribución reducida o exclusiva.

Franklin J. Schaffner (1968)

La película:

Una magnífica película con una fama más que justificada.

La secuencia inicial muestra a George Taylor, capitán de una nave espacial norteamericana, fumando en la espaciosa cabina de mando antes de introducirse en la cápsula para dormir el resto del viaje. Taylor comenta que la nave vuela a velocidades cercanas a la luz, por lo que la teoría del doctor Hansley (¿nos encontramos en un universo paralelo en el que el trabajo de Einstein fue realizado en realidad por ese tal Hansley?) indica que en la Tierra han pasado 700 años, mientras que en la nave han pasado seis meses. Según el temporizador que nos muestra la cámara, eso quiere decir que la nave partió de cabo Cañaveral (Kennedy en la película) el 14 de enero de 1972. Teniendo en cuenta que la película es de 1968, cuando apenas se había conseguido llegar a la Luna, realmente debemos suponer que nos encontramos en un universo paralelo mucho más avanzado en el que la humanidad ha dominado los principios básicos del viaje espacial décadas (o siglos) antes que nosotros.

La siguiente secuencia se trata ya del aparatoso aterrizaje en un lago. Antes de abandonar la nave, Taylor hecha un vistazo al temporizador y descubre que han despertado el 25 de noviembre de 3978. Debido a la premura no pueden salvar los equipos antes de que la nave se hunda, por lo que no pueden comprobar dónde se encuentran exactamente, aunque entre ellos especulan que posiblemente sea un planeta cercano a Sirio. Con víveres para pocos días, los tres supervivientes han de iniciar inmediatamente la búsqueda de agua y comida.

Tras atravesar un desierto, encuentran un lago de agua potable y allí, para su sorpresa, descubren a otros seres de apariencia humana, pero de costumbres muy primitivas, ni siquiera tienen lenguaje. Aún pasmados por el descubrimiento, de repente cae sobre ellos una batida de caza de otros seres de apariencia simiesca que empiezan a hacer una carnicería con cuanto humano se cruza en su camino, cazándolos sistemáticamente.

Comienza así las peripecias de Taylor en medio de una cultura similar a la humana, con reducida tecnología, gobernada por simios de diferentes clases.

Inicialmente los simios que lo examinan le encuentran curioso, extrañamente inteligente; pero debido a una herida en la garganta, Taylor no puede hablar para demostrar su superior intelecto a través de los insultos. Es quizás de lamentar que los bienintencionados simios se topasen con el limitado Charlton Heston como mejor exponente del hombre civilizado. Sus modales trogloditas y su incapacidad para hacerse comprender siquiera gestualmente (recordemos la limitaciones expresivas del bueno de Charlton) tienen como consecuencia que se demore mucho la conclusión por parte de nadie de que efectivamente se encuentran ante un ser dotado de inteligencia, aunque no de modales.

La película se desarrolla con la consabida huida de Taylor ayudado por un par de chimpancés, Zira y Aurelio (Cornelius en la versión original).

El final, no por conocido, deja de ser magnífico, con las ruinas de la Estatua de la Libertad mostrando al bruto de Taylor / Heston que el doctor Zaius tenía sus razones para no fiarse de los humanos.

Secuelas y adaptaciones:

Esta magnifica película, en la que incluso Heston hace un papel decente, fue continuada por las no tan brillantes ni famosas Regreso al planeta de los simios (1970) y Huida del planeta de los simios (1971).

En 2001 Tim Burton realizaría también un remake de la obra original, con mucho menos acierto.

En 2011 se estrenó El origen del planeta de los simios, una precuela que narra el origen de los simios inteligentes y el fin de la humanidad. La película representa una línea argumental incompatible con la original de 1968, aunque coincidente en muchos elementos.

Premios:

Obtenidos:

  • 1969: Oscar honorario a John Chambers por el maquillaje
  • 1996: Premio Genesis a mejor película clásica
  • 2001: Incluida en el Registro Nacional (EE.UU.) para su preservación

Finalista:

  • 1968: Golden Laurel (segundo puesto) a mejor obra dramática o de aventuras
  • 1969: Oscar a mejor vestuario
  • 1969: Oscar a mejor banda sonora