Cuarta columna: Poesía.

Tengo la mirada fijada en un punto
Lo siento así
Cómo si de este modo
pudiera comprenderse algo.

Inmóvil, no sólo mi rostro
Un árbol de largas raíces
Y ancho tronco, en verano,
Quizás estoy siendo

La catalepsia del alma
Es más fuerte que
El viento en un momento
Cómo este.

En el que se derrumba
Lo construido y se paraliza
En los recuerdos
Lo que ya no será nunca

Quiero gritar, escupir,
Zarandear mi propio cuerpo
Hasta caer agotada,
Hasta ser consciente de mi sangre.

Visitar la vergüenza
De vernos tirarnos piedras
Durante siglos de historia
De verle a él

Moviéndose en la libertad
De las celdas
De los pisos modernos
Los que se corresponden

Con la masificación de las ciudades
Y la disolución de las personas
Y la evitación del miedo
Y el crecimiento del mismo

De verle a él
Sin sonreír salvo con muecas
En lo que va de un tiempo
En adelante

Siento ira,
Todos la sentimos
Todos la creamos
Todos la ignoramos

Mañana sonreiré
Si consigo por un momento
Conformarme u olvidar
Las celdas

La tierra que se echa
Sobre aquellos que tal vez
En cosas nos superan,
Aunque no sean mayoría

 

 

Marme

Índice de revistas
Página principal de Alt+64