Sin título.
Re: La ciencia como religión.

Es cierto que los conocimientos físicos y matemáticos necesarios para comprender el "Big Bang" son inaccesibles a la práctica totalidad de la población, pero no es menos cierto que el "Big Bang" constituye en sí mismo una mera teoría que se sustenta sobre datos parciales, sesgados, subjetivos y altamente especulativos; careciendo, además, de prueba empírica u objetiva alguna. Dejando a un lado la obviedad de que las explosiones producen desorden en vez de orden y de que cualquier organismo vivo no habría sobrevivido a tales temperaturas, cabe destacar que basándose en el "Big Bang" los cosmólogos predecían que la distribución de las galaxias por todo el universo sería esencialmente uniforme. Sin embargo, las investigaciones recientes han revelado enormes super-racimos o "superclusters" de galaxias e inmensos vacíos en el espacio. Existimos en un universo muy "inhomogéneo" y, consecuentemente, que no pudo ser creado por la famosa gran explosión:

  • Un equipo de astrónomos americanos, británicos y húngaros han descubierto estructuras cuya pauta de enormes racimos y vacíos habría precisado de casi 150 mil millones de años para su formación si hubiera sido producida por el mecanismo estándar de la cosmología del "Big Bang>>. [1] (el "Big Bang" se sostiene sobre la hipótesis de que el universo tiene 10 ó 20 mil millones de años de antigüedad).
  • Otros datos aún más concluyentes al respecto los aportan: R. Brent Tully (Universidad de Hawai),1986.[2], Margaret Geller y John Huchra (Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica),1989. [3] y Will Saunders, 1991.[4].

En un intento de salvar la teoría del Big Bang>> algunos cosmólogos han inventado nuevas hipótesis para explicar los fracasos de las antiguas, como la teoría de la Materia Oscura Fría (MOF), pero todas ellas han sido desestimadas por prestigiosos cosmólogos debido a su fundamentación especulativa. [5], [6], [7], [8]. Estos descubrimientos (entre muchos otros) han hecho que científicos reconocidos mundialmente desestimen la teoría del "Big Bang", entre ellos el astrónomo británico Sir Fred Hoyle, el premio Nobel Hannes Alfven, y los astrónomos Geoffrey Burbidge y Halton Arp.

¿Es entonces la ciencia la nueva religión de nuestros días? Alt+64 defiende que no, para eso utiliza el truco de colocar en el mismo paquete a las ciencias básicas, a las aplicativas y a las hipótesis y teorías conjeturales, también conocidas como pseudociencia. Las ciencias Básicas (química, física, matemáticas...) nos describen el mundo material que nos rodea, mientras que las ciencias Aplicativas (medicina, informática, ingenierías...) se nutren de los conocimientos de las primeras para aportar una utilidad práctica al hombre y su entorno.

¿Qué son pues las hipótesis y teorías conjeturales?, pues sencillamente aquellas que no pueden ser sujetas a comprobación mediante el método científico. Ahí está la clave de la cuestión, conceptos como "átomo", "genoma" por una parte, o la teoría de la gravedad y la de la relatividad por otra, pueden o ser sujetos a observación empírica en el laboratorio (en el caso de los primeros) o incluso observables empíricamente sin complicadas técnicas, simplemente observando a un individuo saltar de un avión sin paracaídas y viendo si el dicho individuo se pega un batacazo de cuidado o por el contrario flota en el aire (en el caso de las segundas). Precisamente este tipo de comprobaciones empíricas no son aplicables a los procesos físicos, químicos o biológicos que nos mostrarían el origen del universo y de la vida en el mismo, pues estos ocurrieron hace miles de millones de años (según los evolucionistas) o miles de años (según los creacionistas).

Estos mismos razonamientos son también extrapolables a la teoría de la evolución de las especies. Ésta no nos explica cómo pudo surgir vida de materia inorgánica, ni cómo ésta pudo evolucionar por medio de mutaciones (éstas son siempre degenerativas), hibridación (sólo posible entre especies del mismo género), etc. Si hubo tal evolución- y teniendo en cuenta que el 70 % de la superficie del planeta está formada por rocas sedimentarias- se debería de haber descubierto millones de fósiles que evidenciaran el paso de formas intermedias entre familia y familia, orden y orden, clase y clase, y tipo y tipo. Pero no se han hallado formas intermedias y progresivas fuera del límite de la especie y quizás el género. Por el contrario, sí que se han hallado un sin fin de falsificaciones y meteduras de pata que trataban de aportar eslabones perdidos en la hipotética reconstrucción evolutiva que va desde la primera célula al hombre actual (Archaeopteryx, hombre de Nebraska, Piltdown, Pekín, y un largo etc.). El principal argumento de la teoría evolucionista no son sus pruebas, sino la negación de la única alternativa posible: la creación directa de Dios. Por tanto esta teoría se fundamenta también sobre la base de la fe. Muchos científicos de prestigio mundial reconocen este hecho.[9]. Ernst B. Chain (bioquímico y Premio Nobel): "He dicho durante años que las especulaciones acerca del origen de la vida no nos llevan a ningún buen propósito, por cuanto incluso el más simple sistema vivo es excesivamente complejo para poder ser comprendido en términos de la química extremadamente primitiva que los científicos han empleado en sus intentos de explicar lo inexplicable. Dios no puede ser desechado con pensamientos tan superficiales. "[10].

Tampoco comparto la afirmación: "La ciencia investiga, elabora modelos y comprueba su validez, pero no va más allá". La pseudociencia en la actualidad se postula como una alternativa a cualquier tipo de creencia religiosa y en tal intento cae en su misma trampa, convirtiéndose en una religión más. La negación del alma, del espíritu, del bien y del mal suponen un claro posicionamiento que aboca al ser humano a una nueva forma de afrontar tanto sus creencias e inquietudes espirituales, como su vida presente y la trascendencia de ésta después de la muerte, o sea a una nueva forma de religión.

Alt+64 continua diciendo: "La ciencia actúa dentro de su propia esfera y, a diferencia de la religión, no interfiere en asuntos que le son ajenos". Cuando en uno de los muchos templos de la religión científica (las universidades) te postulas como creacionista, rápidamente el asombro se plasma en los rostros de los fieles de la pseudociencia (maestros y alumnos), este asombro inicial da paso al intento de conversión por parte de tales fieles y finalmente, si la conversión pseudocientífica se efectúa eres aceptado en el grupo como un igual (un nuevo hermano), si por el contrario ésta es rechazada se procede al correspondiente etiquetaje (ignorante, crédulo, santurrón e incluso fundamentalista) y posterior ridiculización y exclusión más o menos diplomática.

Con respecto a los razonamientos circulares debo decir que estos se dan tanto o más en la argumentación científica que en la religiosa. En geología se determina la antigüedad de los estratos en base a la posición de sus fósiles en la hipotética escala evolutiva, y a la vez se muestra como prueba de evolución que haya organismos inferiores en estratos catalogados de antiguos y superiores en estratos de formación más reciente.

Como estudiante de antropología puedo constatar que en esta disciplina son numerosas las veces que se hace referencia a argumentos circulares como pruebas de evolución, incluso en contra de datos contrastados. Por ejemplo, se sostiene que el hombre vivió originalmente, no se sabe cuándo ni como, en un estado promiscuo (sin pauta alguna de apareamiento). No se han encontrado pruebas paleontológicas ni arqueológicas de tal hecho, no se tiene constancia de ningún grupo humano que viva en tales circunstancias en la actualidad, ni siquiera que lo hubiera en el pasado. Pero la promiscuidad original del hombre no se cuestiona desde la antropología, pues esta se infiere del supuesto de que éste ha evolucionado del chimpancé. Lo más gracioso es que en otras disciplinas se aduce a la promiscuidad de hombre primitivo como prueba del proceso evolutivo.

Por todo ello, me parece muy bien que cuando se hace referencia a la pseudociencia se argumente: "Personalmente me gusta mucho más este último método de búsqueda de respuestas... a la idea del Dios religioso", pero es evidente que tal preferencia nace de una opción de fe, y no de las pruebas plausibles y objetivas que el Dios de esta sociedad (la pseudociencia) ha aportado para ser creíble.

En conclusión, deseo finalizar diciendo que tanto el creacionismo como el evolucionismo no pasarán nunca de ser meras teorías desde el punto de vista científico, pues pertenecen al pasado y ni la una ni la otra podrán jamás ser probadas mediante observación o experimentación. Pero la diferencia radica en que los creyentes en Dios reconocemos este hecho y escogemos creer en Dios, y no en la casualidad, porque esta opción- además de dar paz y propósito a nuestra vida- nos aporta respuestas coherentes que explican los grandes misterios que la ciencia nunca llegará a comprender: la grandiosidad y perfección del universo, la increíble biodiversidad de este planeta, la complejidad de cada uno de los miembros de sus organismos vivos..., en definitiva, la hermosura y perfección de la creación de Dios.

Si quieres saber más visita www.sedin.org y descarga el libro gratuito: "Si los animales pudieran hablar" en www.serasmas.com/descargar/des_libros.html

  1. E. G. Lerner, Aerospace America, Marzo de 1990, págs. 38-43.
  2. R. B. Tully, Astrophysics Journal 303:25-38 (1986)
  3. M. J. Geller y J. P. Huchra, Science 246:897-903 (1990)
  4. Will Saunders, et al, Nature 349:32-8 (1991).
  5. T. H. Maugh, II, Los Angeles Times, Edición de San Diego, 5 de enero de 1991, pág. A29.
  6. R. Cowen, Science News 139:52 (1991).
  7. A. L. Peratt, The Sciences, Enero/Febrero 1990, pág. 24.
  8. H. C. Arp, G. Burbidge, F. Hoyle, J. V. Narlikar y N. C. Wickramasinghe, Nature 346:807-812 (1990).
  9. Citas citables acerca del evolucionismo. Biólogos ante el Evolucionismo. www.sedin.org
  10. Ernst B. Chain, citado por Ronald W. Clark, The Life of Ernst Chain: Penicillin and Beyond (Londres: Weidenfeld & Nicolson, 1985), págs. 147-1

 

 

Israel Alegría

Índice de artículos
Página principal de Alt+64