Un puzzle de los EE.UU.

Su intervencionismo en otros países.

Sus acciones militares y "humanitarias".

  • El 6 de agosto de 1.945 EE.UU: arrojó sobre la ciudad de Hiroshima el primer artefacto nuclear dirigido contra la población civil. Murieron 140.000 personas, entre ellos mujeres, niños, ancianos... todos ellos civiles. Tres días después, el 9 de agosto una segunda bomba nuclear fue arrojada sobre Nagashaki. Murieron 90.000 civiles. En total, 230.000 víctimas civiles, además de los innumerables personas que han muerto y siguen muriendo de cáncer en ambas ciudades. Aquellos actos suponen uno de los mayores crímenes de guerra jamás perpetrados; nadie respondió de ello.
     
  • Con el fin de mantener un "cinturón sanitario" alrededor de los paises comunistas del este de Asia, en 1.961 EE.UU. decidió apoyar al gobierno survietnamita de Ngo Dihn Diem, pese a la dura represión que mantenía sobre su pueblo. En 1.964 EE.UU. intervino directamente en el conflicto. Confundidos por las guerra de guerrillas utilizada por Vietnam del Norte (irónicamente su propia confianza en su potencia militar le impide hacer frente a un enemigo que se niega a establecer un frente de guerra), los bombardeos con napalm y sus acciones militares recaían muchas veces sobre la población civil. El caso de la matanza de My Lai, donde murieron más de cien civiles (entre ellos, una vez más, mujeres ancianos y niños) sea tal vez el más conocido. El único condenado por ello, el teniente William L. Calley, condenado en principio a cadena perpetua, vio posteriormente su condena sensiblemente reducida.
     
  • En 1.989 EE.UU. invadió Panamá para derrocar a Noriega, acusado de tráfico de drogas. Posteriormente se demostró no sólo que dicha actividad de Noriega era de sobra conocida por la CIA, que la había permitido y favorecido durante años, sino que los propios Servicios Secretos estadounidenses habían ayudado a Noriega a llegar al poder.
     
  • En 1.992 EE.UU. invadió Irak como respuesta a la invasión de Kuwait y con la intención de restaurar la "Democracia" en un país donde sólo un porcentaje mínimo de la población tenía acceso a las urnas. Una vez resuelta la crisis, Kuwait no es un país más democrático.
     
  • En 1.999 EE.UU. decidió intervenir en Kosovo, oficialmente con la intención de solucionar la crisis humanitaria causada por los miles de refugiados de ascendencia albanesa que huían del país. Sin embargo, y pese a su intención oficial, la intervención destacó más por su despliegue de medios militares que hospitalarios. El resultado más conocido de esta actuación fue la invención del término "daño colateral" para definir a las víctimas civiles de sus errores. Nadie ha respondido de los "daños colaterales".

En todas estas acciones murieron inocentes, muchas veces como resultado del deseo del Ejército estadounidense de deshacerse de su material militar obsoleto y de probar sobre el terreno los nuevos juguetes militares que había adquirido. Mientras que los responsables del Genocidio nazi son aún hoy perseguidos y juzgados, los crímenes de guerra de los EE.UU. y de sus aliados más directos parecen quedar impunes.

Sus inacciones militares.

Esta actitud tan firme en "defensa" de las fronteras de otros países contrasta con la tibieza con que tratan los flagrantes crímenes de guerra y actos de genocidio que Israel comete contra la población palestina.

  • Desde septiembre de 2.000 hasta diciembre de 2.001, el Ejército y Policía israelís han matado a más de 750 palestinos (en muchos casos en situaciones en que no corría peligro ninguna vida) en controles, disparando contra manifestaciones, bombardeando zonas residenciales y comisarías de policía...
     
  • La Fuerza de Defensa Israelí, siguiendo una política de ejecuciones selectivas de palestinos que se suponía que estaban planeando o habían perpetrado atentados, ha asesinado a más de 40 palestinos mediante ataques en los que resultaron muertas también más de 20 personas que se encontraban casualmente en el lugar.
     
  • Las fuerzas israelíes bombardearon poblaciones palestinas, aislando casi todas las ciudades y pueblos palestinos por medio de puestos de control, barreras de tierra, bloques de cemento o vallas metálicas.

Esta situación se ha agravado desde el 11-S. Sin embargo EE.UU. no ha tomado ningún tipo de represalias ni ha emprendido acciones contra Israel.

Pero no es sólo Israel quien parece contar con impunidad para efectuar actos de genocidio. Existen más países que, pese a llevar políticas de genocidio en mayor o menor grado no sólo no son invadidos o siquiera amonestados, sino que se sientan a menudo con el gobierno de los EE.UU. en cumbres internacionales. Estos son sólo algunos ejemplos.

  • Además de Irak, también Turquía efectúa actos de genocidio contra la población kurda de su país, sin embargo, jamás EE.UU. ha hecho el más mínimo amago de actuación en su contra.
     
  • Rusia lleva a cabo una dura política de represión contra la población de Chechenia, sin embargo no sólo EE.UU. no actúa en su contra, sino que se sienta junto a ella en las cumbres del G-8.
     
  • El Ejército mexicano ha aplastado durante años a las poblaciones indigenas de zonas como Chiapas, siempre a favor de los grandes terratenientes de la zona, sin que esto impida a EE.UU. firmar con México (además de con Perú y otros países americanos de políticas dudosas) un ambicioso tratado para convertir al continente americano en la comunidad de mercado más grande del mundo.

Sus acciones encubiertas.

Además de sus intervenciones militares directas en escenarios concretos, EE.UU. ha llevado desde hace décadas una política de intervención más o menos encubierta con el fin de derrocar o instaurar regimenes políticos afines en determinados países, bien con el fin de combatir el comunismo o de favorecer los intereses comerciales de sus grandes compañías.

  • Los servicios secretos estadounidenses apoyaron el derrocamiento de los regímenes legítimos y la instauración de las dictaduras de Chile, Nicaragua y Argentina, llegando, incluso, a adiestrar a los famosos Comandos de la Muerte del general Pinochet.
     
  • Durante la Guerra Fría, EE.UU. apoyo a los muyaidines de Afganistán en su lucha contra el enemigo común: La U.R.S.S. (Ironicamente, Osama Ben Laden era entonces apoyado por la CIA, que lo utilizaba para distribuir el armamento en la zona y adiestrar a los entonces heroicos muyaidines).
     
  • En 1.997 el general Laurent Kabila se levantó en armas en el entonces Zaire, derrocó al gobierno de Mobutu Sese Seko y el país se convirtió en la República Democrática del Congo. Este país se convirtió en un interesante tablero de ajedrez en el que luchaban, por una parte, mercenarios de Serbia, Ucrania, Francia, Bélgica, Sudáfrica, Gran Bretaña, Croacia, y otros países que ayudaban al gobierno de Mobutu y a las milicias ruandesas hutu. Por otra parte Kabila contaba con el apoyo de 24.000 hombres, incluyendo reclutas y tropas regulares de Ruanda, Uganda, Burundi, Tanzania, Angola, entre otros. Por supuesto, EE.UU. no fue ajeno a este juego, entrenando a ocho de los nueve estados involucrados en el conflicto como, por ejemplo, Ruanda, Uganda, Zimbabwe o Namibia.

 

 

web@alt64.org

Índice de artículos
Página principal de Alt+64