2046.

El creciente interés de la sociedad del siglo XXI por adentrarse en el mundo de la cultura, hace necesario replantearse los canales por los que vienen dados los caminos de la misma. Por eso, es razonable replantear y cuestionar el acceso a esos caminos, y abrir horizontes que posibiliten la creación de nuevas alternativas culturales, y no que sirvan para fomentar el pensamiento único sino que hagan posibles distintas miradas, propuestas y culturas; en definitiva, ampliar los puntos de vista, y con ello enriquecer el debate y la comunicación.

2046 es un proyecto personal que espera ser culminado materialmente para dar cabida a unas ilusiones, que a mi parecer, necesitan ser llevados a buen puerto. Básicamente es una idea surgida ante la irritante situación de una sociedad que alimenta el hecho cultural en dos bandos indisolubles: cultura de mayorías y de minorías.

Si se presupone que hay una cultura de masas, también se debería presuponer que hay una cultura de individuos. Cuanto más opuestos sean estos dos universos menos respeto y democracia habrá, pero si en cambio la cultura de masas y la cultura de individuos no está reñida, se fusionan y se intercambian, la riqueza cultural de las sociedades aumenta. En otras palabras, el conocimiento de las mayorías propicia el conocimiento de las minorías, y viceversa, ya que todos los individuos forman parte de ambos sectores.

2046 es una plataforma de creadores, un lugar de lanzamiento de propuestas, es una empresa (con todo lo que implica, ya sea por riesgo o por propósito) cuyo principal argumento se basa en la puesta en marcha de proyectos culturales. En resumen, hay un deseo expreso de hacer un ejercicio de gestión cultural cuya etiqueta venga precedida por un nombre: 2046.

Sentirse individuo significa tener unas cualidades determinadas, un pensamiento concreto, un acto creativo particular, en definitiva, es estar dotado de una mirada única. Estos rasgos particulares pueden ser universales, por eso se pretende hacer un gran puente entre lo personal y lo social, entre lo específico y lo genérico.

Se denomina gestión a la organización y dirección de algo para conseguir el logro de un asunto o de un deseo. Gestionar la cultura es por lo tanto, un ejercicio tanto público como privado. Hay programas educativos que gestionan la cultura en un sentido u otro, bibliotecas y centros cívicos con una gran implicación estatal, pero también hay fundaciones, galerías y museos de carácter privado que fomentan la cultura. En este sentido, 2046 arranca para cubrir una demanda cultural que va en aumento y de una oferta cada vez más exigente. Por ello el programa de actuación de este nombre se forja más allá de una idea, promoviendo la libertad y el respeto como base de este proyecto. Sus objetivos que se intentan consolidar de aquí a un futuro próximo consisten en:

  1. Sentar las bases de una plataforma cultural de creadores de toda índole.
  2. Hacer de la cultura un hecho divulgativo.
  3. Fomentar los valores artísticos dentro de las redes educativas ya sean estas Institutos, Colegios, Fundaciones, etc… para enriquecer los valores humanos.
  4. Crear debate y comunicación entre los ciudadanos.
  5. Potenciar todos los aspectos relacionados con la cultura de masas: cine, medios de comunicación, teatro y todo tipo e eventos multitudinarios que fomenten un programa de calidad y no de cantidad.
  6. Conseguir que el arte sea un arte para todos.

Las líneas de actuación están diversificadas en varios apartados: de la divulgación a través de publicaciones o revistas, hasta la planificación de exposiciones en espacios alternativos tanto de arte como de teatro, además de hacer visible la cultura en todo tipo de sectores sociales. Todo resulta ser una ilusión que se quiere poner en práctica para dar a conocer que otro mundo es posible.

 

Ángel Román
angel_roman1977@yahoo.es

Índice de artículos
Página principal de Alt+64